Triunfando ante la trivialidad

No culpo ni a las circunstancias ni a los problemas como causales de una “derrota”.

El deber de un problema es venir, mi deber es hallar solución a ese problema.

Las situaciones triviales jamás me debilitan, pues soy un alma victoriosa.

Avanzando con determinación.

Comentarios cerrados.