Pensamientos del Día

“El tiempo pasa inexorablemente, momento tras momento. La situación surge y acaba; en
cada una, podemos ganar o perder. Depende de nosotros.
No puedo estar quejándome de una determinada situación, si fui yo mismo el que la creó. Es
el creador quejándose de su propia creación. Cada circunstancia en que me involucro es
como si fuese un hijo mío.
¿Cómo debería tratar un padre a su hijo? Con amor, comprensión… La vida me dio un
momento para detenerme y reflexionar, ¿eso no es bueno?”
La Ultima Frontera, Ken O´Donnell, Editorial ERREPARBOTONES VARIOS-01


Espíritu libre y creativo

A veces soy el alma de un artista, libre y creativo, 

a veces el alma de un hombre de negocios que organiza sus recursos hábilmente.

Me muevo de manera entretenida y sabia, emergiendo para cada momento un talento adecuado.

Soy un espíritu libre y feliz.

Completamente vivos

Brahma Kumaris Shantilar

La verdad oculta que yace dentro

Un niño puede ser feliz sin ninguna razón en particular. Con el tiempo, sin embargo, la felicidad se torna dependiente de la satisfacción de nuestros deseos. Olvidamos el amor que es intrínseco al alma y comenzamos a buscar en el exterior. Finalmente, nuestra capacidad de experimentar paz, felicidad y amor, se rinde a la estabilidad de las circunstancias y relaciones externas.

Cuando nacemos, nuestro estado de ánimo es lo que podría referirse como  conciencia del alma, es inocente y a la vez ignorante del mundo. Con el tiempo, el alma va engañándose a medida que desarrolla lo que puede denominarse como conciencia del cuerpo, además del ego. Cuando esto sucede, nos hacemos dependientes de la salud, la riqueza, la posición social y las relaciones, a fin de sentirnos amados, valorados y seguros. Dado que esto va cambiando y está sujeto a fluctuaciones, entonces también nuestra paz, felicidad y alegría se someten a un constante estado de amenaza.

A fin de detener la inseguridad, desarrollamos atributos negativos, tales como la codicia, el sentido de la posesión, y el enojo, los cuales, o nos sustentan o nos hacen sentir más controladores de nuestro mundo. Sin embargo, cuando nos fallan y perdemos el control de nuestras circunstancias, podemos volvernos ansiosos, nerviosos, desesperados o deprimidos. Todo esto representa la conciencia corporal, que es como un velo que tapa la verdadera identidad original del alma.

No obstante, la paz, el amor y la pureza, la franqueza, confianza e inocencia de nuestra naturaleza original (nuestra conciencia del alma), no se han perdido. Es la verdad oculta que yace dentro.

Despreocupado

Aceptar las responsabilidades sin sentirse agobiado por ellas puede parecer algo difícil de lograr. No obstante, es posible si me mantengo en contacto con mi ser interior y mi fuerza interna. Si confío en mis valores y principios espirituales, estos actúan como una mano invisible que guía todos mis pasos en la dirección apropiada. Cuando soy consciente de la acción de esta fuerza, puedo aceptar responsabilidades y cumplir con ellas sin que me inquiete el resultado. Sin duda los frutos serán así de provechosos.

Dulzura… y una actitud positiva…para mejorar mis relaciones

A muchos les agrada hacer gala de un humor sarcástico y manifestar críticas sutiles. Pero, por lo habitual, esto resulta hiriente para los demás. Para evitar toda ironía en mis relaciones, he de pasar por alto las equivocaciones, tanto las mías como las de los demás. Cuando he aprendido a amar de un modo puro y adopto una actitud positiva, mi personalidad se impregna de dulzura.

Mi naturaleza ha de volverse tan dulce que nunca más humille a nadie ni resalte sus debilidades.

Confianza en mi actitud

Si en algún momento empiezo a perder la confianza en mí mismo, simplemente debo mirar dentro de mi corazón y ver todas las buenas acciones que alguna vez he hecho, tanto las más grandes como las más pequeñas. Cuando veo toda la felicidad que he dado, es fácil recordar el propósito de mi vida.

 

Espiritualidad… para vivir ilimitadamente

La espiritualidad significa vivir con la conciencia de que yo, el alma, soy un ser espiritual, hijo de Dios, y que todas las almas son mis hermanas y hermanos.

Espiritualidad significa una vida de valores basados en la verdad, no en la adquisición de objetos; una vida en la que pueda aprender y apreciar la importancia de desarrollar buenas cualidades en mi propio ser, virtudes divinas tales como la tolerancia, la cooperación, el amor, etc.; una vida en la que pueda comunicarme y relacionarme con los demás con una sonrisa en los ojos y felicidad en las palabras; una vida en la que mi propósito es aprovechar al máximo la vida que vivo y ser sincero conmigo mismo, sincero con Dios y leal con los demás.

Re-plantear la vida.. a cada momento

Tolerar los errores de otra persona es una cosa. Perdonarlos es aún mejor.

Ya pasó. Punto final.

Invierto la energía en re-plantear la vida.

Me renuevo y, con fuerza y determinación, miro hacia ADELANTE.

Libres y con un corazón limpio

Tolerar..la mejor actitud ante lo imposible…cambiar a los demás

¿Puedo cambiar a otras personas?… No, no puedo. Las personas crecen, maduran y cambian en su propio momento.

Entonces ¿por qué quemarme internamente debido a la naturaleza y personalidad de los demás?

Opto por volver mi carácter aún más dulce y tolerante y vivir mis días más fácilmente.

Grandemente poderosos

La música de la vida

Si quiero tocar la guitarra, necesito usar las dos manos. Con una aprieto las cuerdas: Cada dedo aprieta una cuerda por debajo del traste; con la otra mano rasgueo la guitarra o punteo las cuerdas. 

Cada una de las seis cuerdas vibra en su propia frecuencia y emite su propia nota individual. Sin embargo, es precisamente esa diferencia de sonido entre las notas lo que crea el resultado final de una bella imagen auditiva: Sonidos que fluyen y se entremezclan en nuestro oído.

Vivo y, no obstante, parece que deseo renunciar a la música de la vida. Me resulta muy difícil aceptar lo diferentes que son las personas. Quiero que todas sean como yo, que actúen como yo lo hago, que piensen como yo, e incluso, que crean en lo que yo creo. ¿Acaso es posible?

¿He oído alguna vez a un guitarrista que toque una única nota a lo largo de toda su carrera musical?

Si todas las personas fueran iguales no habría crecimiento alguno. No habría nada nuevo que estimulara nuestro intelecto y nos indujera a pensar profundamente.​

Extracto del libro:  Serenidad   Reflexiones para enriquecer tu vida
Ed. Brahma Kumaris

La clave está en tomarnos tiempo para tomar nuestras decisiones

Cada ser humano tiene completo derecho a crear un destino extraordinario…¿por qué no todos lo logran?

Pocos son cuidadosos al tomar decisiones de vida, ni son precavidos al realizar acciones.

Se necesita pensar antes de pensar, visualizar resultados antes de actuar y ser leal y puro en todo momento.

Con el intelecto claro y limpio