Paciencia y desapego… todo a su tiempo

Algunas veces estamos demasiado apresurados al tratar de hacer que las cosas sucedan rápidamente o para lograr el resultado que queremos, cuando todas las señales en nuestra vida nos están diciendo que seamos pacientes y que “esperemos y veamos los resultados”. A veces es mejor permitir que las escenas se desarrollen en su propio tiempo.

Realmente no tiene sentido quejarse, no nos lleva a ninguna parte. Si puedes arreglarlo, ¡entonces arréglalo!

Si no, entonces aprende a desapegarte.

Si tampoco puedes hacer eso, entonces aprende a soltarlo. Ten en cuenta que la razón por la que te quejas es que piensas que puede haber un mejor resultado, así que concéntrate en eso, dejando ir lo que no funciona.

Comentarios cerrados.