Soy como una rosa, fragante y viva

La rosa no deja de ser fragante por estar entre espinas.

Del mismo modo, no soy influenciado por nada negativo alrededor.

Vivo esparciendo la fragancia de mi espiritualidad más allá de todos los límites.

Amados por el Padre

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *