Si Yo Cambio, el Mundo Cambia

Cuando yo cambio, el Mundo cambia

Al retirarnos hacia nuestro propio espacio interior, podremos ir acumulando conocimiento acerca de lo que esencialmente somos, de esa manera, podremos diferenciar lo que hacemos, es decir nuestros roles de lo que somos. Así al conocernos, nos daremos cuenta que la manera en que nos vemos a nosotros mismos, influye sobre la manera en que vemos al mundo… si yo cambio la visión de mí mismo, el mundo cambia.

Si quiero conocerme, debo aprender a observarme. Conocerme significa darme cuenta que la manera en que me veo a mí mismo, influye sobre la manera en que, yo mismo, veo al mundo. Conocerme significa tomar conciencia de la diferencia entre cuerpo y alma, entre ser humano, entre forma y contenido. Conocerme me permite regresar a la realidad de mi intrínseca paz interior y mi más íntimo amor hacia mí mismo y –como consecuencia– hacia quienes me rodean.

Cada vez que nos sea posible, apartémonos aunque sea un instante, del mundanal ruido y miremos hacia nuestra esencia. Es en el silencio de ese viaje interior que me doy cuenta de mi naturaleza original y verdaderamente ser un ser de paz: en paz conmigo mismo y en paz con el mundo que me rodea. A partir de ese encuentro conmigo mismo, puedo proyectarme hacia mis relaciones y responsabilidades, en mi hogar y en el trabajo.

No se admiten más comentarios