Reconozco la belleza de los demas

Me conduzco con realeza y dulzura

Forjo cada relación, temporal o permanente, en base a estas dos cualidades.

Mi mirada se posa con delicadeza en el corazón de cada ser, conociendo la belleza implícita, aunque no siempre evidente.

Suaves y sabios

No se admiten más comentarios