Aprender, vivir y servir

Fe y victoria. Fe en las capacidades del alma, en su fuerza, en su intelecto, en que puede superarlo todo.  Y como consecuencia: la dulzura de la Victoria. No hay poder en sólo saber, hay que experimentar, practicar, hacer algo práctico y beneficioso. El pensamiento es la semilla y si la semilla es poderosa, lo serán también las palabras, las acciones y las relaciones. Cada momento, cada segundo se hace significativo cuando se vive lo que se aprende. Amo la sabiduría que sirve a los demás.

Seguir leyendo…

Respuesta y no reacción

¿Tengo autoridad suficiente sobre mí mismo? ¿Soy capaz de responder ante una situación con el poder espiritual necesario en el momento correcto o reacciono intempestivamente y sin control? Me observo en cada momento y practico conscientemente tener dominio de mis capacidades espirituales. Respondo con serenidad, calma y respeto. Con fuerza y determinación  

Seguir leyendo…

Fluir con facilidad

Cada parte afecta al todo. No se crean lazos para sufrir o vivir apesadumbrado. Vivir en familia significa estar contento y hacer a los otros contentos. Me esfuerzo en no generar conflictos.  Fluyo con facilidad, felicidad y amor.

Seguir leyendo…

Decisiones precisas

¿Por qué a veces me siento inseguro de mis decisiones? Debido a que no siempre tomo la suficiente distancia como para ser preciso y certero. Debo tomar mi tiempo para decidir con precisión. Necesito distanciarme para apreciar el panorama completo. Sólo así puedo decidir con exactitud. Confiados

Seguir leyendo…

Una vida creativa, diferente y con optimismo

Yo puedo crecer día a día, permanecer abierto a lo nuevo; y puedo ayudar a los demás y al mundo a transformarse a cada momento, con creatividad y alegría, con libertad y fe en el propio ser. Voy a la esencia y dejo florecer lo que soy profundamente. Y, así, del respeto al propio ser, surge el respeto hacia los demás. Sin la carga del pasado, en mi rostro brilla el optimismo de iniciar la vida día con día; el entusiasmo de vivir mi presente y construir mi futuro. Tengo la capacidad de transformación dentro de mí y, consecuentemente, la tienen los demás. Todos, en esa conciencia, podemos construir un mundo mejor. Si nos mantenemos alerta observando los que pensamos, podemos poner un punto final a los pensamientos inútiles, porque estos debilitan al ser y le impiden ver la realidad tal como es. Los pensamientos inútiles producen negatividad y sufrimiento.…

Seguir leyendo…

Renovarse y vivir con felicidad

Es tiempo de liberarse de ataduras dolorosas. Renuevo las viejas relaciones cambiando desde mi interior el sentido que tiene cada persona en mi vida. Hay una razón, un aprendizaje, un significado para la presencia de todo ser en mi camino. Con comprensión y aceptación abrazo la vida con felicidad.

Seguir leyendo…

Con ánimo y entusiasmo

Algunos días no parecen tan favorables y es fácil desanimarse. En esos momentos me sitúo en cuántas situaciones de contentamiento haya vivido y recupero mi entusiasmo y fuerza interior. ¡Nada tiene el poder de abatirme! Firmes y alegres

Seguir leyendo…

Responder con desapego

Cualquier cosa puede pasar en cualquier momento. Para no reaccionar o responder adecuadamente es esencial aprender a observar con desapego.  Miro la vida como una obra en la que cada persona es sólo un actor desempeñando su papel. Nada ni nadie está en mi contra, únicamente desarrollan su papel. Atentos y serenos

Seguir leyendo…

Revivir para recrear hermosos momentos

¿Qué sentido tiene recordar lo que provoca tristeza o angustia? ¿Por qué no revivir logros, aciertos, alegrías? Que mi mente sea un jardín luminoso, un cielo despejado, un arrollo cristalino… Mirando al infinito  

Seguir leyendo…

El poder de cooperar

La cooperación es la creación de una fuerza que permite lograr aquello que parece imposible. Cooperar es compartir, es facilitar una tarea. Con el ejemplo de cada uno, podemos motivar a los demás a cooperar. Cada uno de nosotros es un personaje único en la escena de la vida y la colaboración de cada uno también es única. Es por esto que la cooperación de todos y de cada uno de los seres humanos es necesaria para la creación de un mundo mejor para todos. Mis cualidades esenciales, de paz, pureza, amor, sabiduría y verdad, han ido perdiendo su brillo y presencia a través de mi existencia y al dejarme manejar por las escenas de la vida diaria. Por ello cuando dedico tiempo a encontrarme con esas cualidades originales, puedo devolverles todo su poder. Así, puedo mirar la vida desde un nuevo punto de vista y puedo decidir interpretar el…

Seguir leyendo…