Mi transformacion crea la transformacion del mundo

La importancia de tener la experiencia de ser un actor

Hoy podemos preguntarnos si somos capaces de actuar en el escenario de la vida, y, al mismo tiempo observar la escena. Esto sólo se puede lograr en un estado de introspección. Solo así puedo relacionarme con la esencia de mi ser, tomar conciencia de mi verdadera identidad, entonces puedo separar forma y contenido, identificar mi cuerpo con el traje del personaje que estoy interpretando.

El poder de introspección es la capacidad de entrar al lugar donde me encuentro a mí mismo, donde soy auténticamente yo y no lo que los demás quieren que sea. En ese lugar estoy a gusto conmigo mismo y disfruto de mi propia compañía, porque cuanto más profundizo en mi ser, más descubro y experimento mis cualidades originales de paz, amor, pureza, sabiduría y felicidad.

Podemos mirar nuestras vidas como una obra de teatro. Así experimentaremos intensamente cada escena, cada momento de ella. Cumpliendo nuestro rol, podemos tomar cada escena como una enseñanza profundamente humana y que transforma nuestro mundo día a día, de esa manera mejoraremos nuestra actitud hacia nosotros mismos y hacia los demás.

Al estar consciente de ser un personaje en el teatro de la vida, podemos elegir nuestro papel de manera que al interpretarlo, siempre nos sea posible avanzar y superarnos como seres humanos. En escena, el verdadero héroe ubica el campo de batalla dentro de sí mismo pues sabe que su transformación es la transformación del mundo que le rodea.

No se admiten más comentarios