Libres de preocupaciones

Nada me pertenece. Nada poseo.
Vivo consciente de ello y cuido de todo como un depositario.
Con delicadeza, amor genuino y levedad recibo la oportunidad de velar por quienes están bajo mi responsabilidad.

Libres de preocupaciones 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *