La verdadera libertad

Ser libre y no esclavo

Para entender qué es la libertad, tengo que entender qué es lo que crea el sentimiento de esclavitud. No hay lazos físicos que me aten. Son actitudes, creencias, hábitos y características de la propia personalidad los que me hacen sentir el peso de una situación.

Cuando considero que vine aquí, al plano físico, sin ningún contacto con nadie ni nada, entiendo que las esclavitudes fueron adquiridas. No forman parte de la naturaleza original del ser.

Esta reconquista interna se llama autosoberanía. Tengo la libertad de ser lo que siempre quise: pacífico, alegre, suave, amable. Es justamente esta nueva naturaleza que aflora la que gana también los corazones de los otros.

Debido a la fuerza y la comprensión que existen en tal estado espiritual, se hace fácil amar y aceptar siempre a las personas que forman parte mi vida cotidiana.

No se admiten más comentarios