Ser positivo para ser feliz

Felicidad y Realización

La ley de la energía nos dice que los pensamientos positivos nos dan la energía, mientras que los negativos o inútiles, literalmente drenan nuestra energía mental. Para ser feliz necesito una gran cantidad de poder mental y por lo tanto es tan importante no desperdiciar mi energía innecesariamente. Tan feliz como quiera ser, así de positivo debo volverme. ¿Sabes cuál es el pensamiento más debilitador jamás inventado? ¡No puedo hacerlo! ¿Y cuál el más poderoso? ¡De cualquier forma, sí puedo hacerlo!

Para ser feliz es importante llegar a conocerse completamente. Esto significa conocer tanto el lado positivo como el negativo de nuestra personalidad. Implica tener valentía para aceptar ambas partes de nuestra personalidad. La felicidad es creada concentrándose en nuestras cualidades puras y positivas, tales como dulzura, poder interno, paz, liviandad, creatividad, paciencia, amor, alegría, humildad y por supuesto, felicidad, sin negar el lado negativo. Encontrarán que esto es muy natural, debido a que nuestra naturaleza original es positiva.

La felicidad es la aspiración máxima de todos los seres, sin embargo es difícil la vivencia permanente de esta cualidad inherente en nuestra existencia, simplemente porque –muy probablemente – hemos olvidado su verdadero significado y tendemos a confundir lo que somos con lo que tenemos o hacemos.

Esta confusión es parte de la crisis de valores de la que hoy somos testigos. Pero es precisamente esta crisis la que nos brinda la oportunidad de hacer un cambio para aprender a disfrutar de la verdadera felicidad, aquella que es estable y duradera, aquella que nace del hecho de reconocer que la felicidad es un derecho de nacimiento, y que junto a la paz y al amor, constituyen los pilares que sostienen nuestra vida desde lo más esencial.

La verdadera felicidad, la estable y duradera, es aquella que es independiente de toda influencia exterior producida por eventos, situaciones u otros seres. La verdadera felicidad nace de la integración del ser (es decir, la esencia, el conductor, la conciencia) y el humano (es decir, nuestra manifestación física, nuestras acciones).

 

No se admiten más comentarios