Flores fragantes y no espinas

Por momentos el mundo parece una selva de espinas: imposible avanzar sin ser pinchado y sentirse herido.

Sin embargo, ¿cuántas veces no he sido yo mismo un espina para otra persona?

Suavizo mi forma de ser, elijo palabras que expresen ideas sin herir, intento actuar desde un corazón puro.

No se admiten más comentarios