Ecuanimidad ante todo… más allá del reconocimiento…

No es el ser reconocido lo que motiva mis acciones. Eso me permite no fluctuar ni interna ni externamente cuando soy criticado. Mantengo ecuanimidad tanto en momentos de alabanza como en los de difamación.

Con las alas del alma

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *